Sainetes y charlas sobre violencia de género en Itaembé

Posadas. Este viernes y sábado en la Casa de la Cultura y el Bicentenario de Itaembé Miní, y el domingo en el Teatro Lírico del Centro del Conocimiento, los notables sainetes producidos conjuntamente por el Centro del Conocimiento y el Teatro Nacional Cervantes, vuelven a escena en la capital misionera. Las tres funciones se iniciarán a las 20, siempre con entrada libre y gratuita.

“Entre Bueyes No Hay Cornadas” y “El Debut de la Piba”, cuyas dramaturgias fueron escritas a principio del siglo pasado, cuando este género reinaba, ya se ha presentado en Posadas y también tuvo eco en las ciudades de El Soberbio, Puerto Iguazú y Eldorado. Estas obras abordan tiempos en que estaba naturalizada una problemática muy actual, como lo es la violencia de género, por este motivo se interponen charlas contextualizadoras, a cargo de la artista y docente Sonia Abián.

Excelente despliegue actoral

Bajo supervisión de Carlo Argento, del Teatro Nacional Cervantes, se realizó un casting del que surgieron los actores, técnicos, escenógrafos e incluso el compositor de la banda de sonido, que reproduce con singular calidad, esas milongas que conformaban la banda sonora de tantos conventillos de la época. Argento contó con la asistencia en dirección de Paola Figueroa y, a la hora de hablar de los personajes, hay que referirse al elenco y las sorprendentes actuaciones que denotan el gran trabajo en el proceso creativo de estos dos sainetes. Alejandro Schöller, Mariano Bernachea, Romina Coniglio, Veroka Fedeli, Leo Guzmán y Matías Pintos entregan actuaciones memorables, encarnando personajes que requieren gran expresividad corporal y gestual, llevándolos a los límites de la caricatura.

Obras breves

“Entre bueyes no hay cornadas”, de José González Castillo, y “El debut de la piba”, de Roberto Cayol (estrenadas en 1908 y 1916, respectivamente), son dos obras cortas (ambas suman una hora de espectáculo) que permiten abordar temáticas como desocupación, malevaje, robo, miseria, violencia, machismo exacerbado y explotación femenina, todo a través del código del sainete. Con humor se satirizan las costumbres y vicios de la sociedad de principios de siglo pasado, a través de personajes estereotipados y estrafalarios: el guapo, el compadrito, el malevo, el pícaro, la mujer dominada, buenos y malos, todos inmersos en una gran caricatura del drama cotidiano de principios de siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *